Inversiones beneficiadas por el Covid

Las denominadas ideas de inversión a largo plazo (long term themes) son probablemente una de las materias financieras que van a salir reforzadas de esta crisis sanitaria y económica. Se trata de dinámicas de crecimiento estructural que vertebran el avance de la humanidad en muchos campos y que ahora están mostrando lo amplio de su dimensión y su inmunización ante las variaciones cíclicas de la economía.

¿Qué macrotendencias saldrán reforzadas por la crisis del COVID-19?

Según un reciente análisis del banco  UBS, existen tres grupos de transformaciones a las que la actual crisis está impulsando:

  • Tecnologías médicas y sanitarias: telemedicina con diagnósticos y tratamientos on-line, software médico en los móviles, terapias genéticas, así como la revolución alimentaria especialmente en Asia emergente.
  • Transformación digital: datos, fintech, inteligencia artificial y comercio electrónico, abarcando el posicionamiento, la compra y ejecución on line y la entrega.
  • Automatización y Robótica en áreas como logística, fabricación, software y el uso de los datos que se deriva de su utilización.

La actividad de muchas empresas es transversal en los sectores y subsectores expuestos.

Acceso del inversor

Las posibilidades para lograr exposición a los citados temas de inversión son diversas: desde fondos de inversión que invierten de manera especifica en ellos hasta fondos globales vinculados a grandes tendencias, pasando por vehículos de inversión de Bolsa europea, americana o global cuyos  gestores tengan la sensibilidad y visión necesarias  para incorporar este tipo de compañías como parte nuclear de sus carteras.

¿Comprar ahora o esperar?

Algunos sectores pueden parecer caros pero las bolsas remuneran el crecimiento actual y futuro y muchas de las empresas en ellos englobadas están siendo, y así van a mantenerse, vencedoras en crecimiento y nivel de seguridad de cara a los inversores. La mitigación de los negativos efectos cíclicos que proporcionan en períodos de caídas en los índices es clave a la hora de lograr descorrelaciones en cartera, éstas siempre añoradas en fases de elevada volatilidad como la que estamos ahora viviendo. Por todo ello, su  presencia en un patrimonio bien gestionado/asesorado  era y es necesaria.

No olvidemos que lo aparentemente caro deja de serlo cuando los  beneficios sustentan el alza  de su cotización y que lo barato, por muy bajo que sea su precio, no necesariamente acaba subiendo. El petróleo cae en el año un -70%  y les aseguro que en muchas ocasiones parecía barato.

Asesórense bien y sean prudentes.

twitter: @GSantos_A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *