La calefacción del BCE

Repasando la descripción del entorno macro y las ideas de inversión que les contaba a principio de año, es decir, hace nada, y considerando los horizontes temporales ultracortos que se marcan en sus carteras la mayoría de inversores, creo conveniente hacer algunas reflexiones que pueden aportar cierta claridad en unos mercados muy confusos e incómodos para el ahorro tradicional.

Si China aguanta, todo irá bien

China es el único país capaz de cuestionar la hegemonía económica de los Estados Unidos. Su importancia en el crecimiento global no para de aumentar y de ahí la trascendencia de las negociaciones que desde hace meses llevan a cabo el gigante asiático y la Administración Trump. En este contexto, se entienden bien las reacciones alcistas o bajistas de las Bolsas conforme se conocen datos sobre el avance de esas conversaciones.

Venezuela, entre la mentira y la subsistencia

El deterioro de la economía venezolana provocado por la mala gestión de su inmisericorde Gobierno ha llevado a la población del país a una situación límite que ha impulsado la reacción de la oposición al régimen y la situación de desconcierto que se vive en estos momentos. Estamos, a mi juicio, ante uno de los casos más sangrantes de populismo extremo y degradación política que hemos presenciado en mucho tiempo.

La mentira de las Sicav

El proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, todavía de aprobación incierta, permitirá a Hacienda comprobar si las Sicav cumplen con el número mínimo de accionistas (100). A mi juicio, independientemente de la aprobación final del citado texto legal, el hecho de reemplazar a la CNMV por el Ministerio de Hacienda en la citada función de supervisión no supone variación significativa ni menoscabo del actual régimen de estas sociedades de inversión objeto de odio de algunos y de desconocimiento de la mayoría.

Comienzo del año: recesión o rebote

El pasado año fue un ejercicio en el que la diversificación valió para muy poco y el único ganador fue el cash. Parece que el presente ejercicio ha comenzado con ánimos renovados que se apoyan en los todavía tímidos avances de las conversaciones entre Estados Unidos y China que buscan normalizar sus relaciones comerciales y mantener viva la llama del crecimiento al final de un ciclo marcado por la dispersión macroeconómica en los datos de las distintas zonas económicas. Los mercados siguen pendientes de ello y también de la Reserva Federal (FED) y sus subidas de tipos, del Brexit y de la aparentemente inflexible May y, en definitiva, de cualquier signo que incida en la fase de ralentización del crecimiento global en que nos encontramos.