¿El fin de los Planes de Pensiones?

Entre las medidas fiscales que se barajan en la negociación para lograr aprobar unos Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 figura la  reducción o supresión de los incentivos fiscales  aparejados a las aportaciones a Planes de Pensiones. En caso de tomarse tal medida, se producirá, a mi juicio, el comienzo del fin de este producto de ahorro para la jubilación que sobrevive con más pena que gloria y que tanto gusta a los bancos y aseguradoras pero, al parecer, tan poco a nuestros actuales gobernantes.

La fiscalidad: su único atractivo 

La industria de Planes y Fondos de Pensiones en España se mantiene por dos motivos:

  • La iliquidez  del producto que sólo puede rescatarse en el momento de la jubilación o en determinados casos extremos como paro de larga duración.
  • Su ventaja fiscal que tiene como límite máximo 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo (la cifra que resulte más baja) y que consiste en la reducción de la base imponible general  por el montante aportado.

Gracias a lo anterior, los bancos y aseguradoras distribuidores de este producto financiero logran mantener las posiciones de los clientes e incluso aumentarlas. A esto último contribuye también la  campaña de regalos  que las entidades llevan a cabo cada final de año y que alguna vez he contado a colegas financieros extranjeros y me miraban como si les hablara de las finanzas de Marte. ¿Un ipad si trasladas tu ahorro para la jubilación a otro banco? Sin comentarios.

Además de regalos, en el actual ejercicio, las bonificaciones que paga la banca por traspasos de otras entidades alcanzan hasta un  5%  de lo aportado. ¿Qué comisiones tiene generar el producto para afrontar tal coste de captación y que el neto final sea rentable para el banco distribuidor? Se entiende así mejor el hecho de que cuando en el segundo Gobierno de Rajoy se discutió en el sector financiero español sobre la  posibilidad de crear una cuenta bancaria especifica  para la jubilación en la que cada ahorrador aportara la cantidad que deseara y la distribuyera entre las inversiones de su gusto, se produjera tal presión del lobby banca-seguros que la propuesta de creación de ese instrumento de ahorro, loable a mi entender, fue eliminada.

Elevadas comisiones y baja rentabilidad

Los Fondos de Pensiones españoles se han caracterizado desde su nacimiento por un régimen de elevadas comisiones de gestión. Antes, con las rentabilidades de la Renta Fija más altas, las comisiones pasaban un poco más desapercibidas. Ahora, los ínfimos tipos de interés reinantes complican mucho la obtención de rentabilidad de un Fondo de Pensiones conservador o prudente, que es el preferido por la mayoría de españoles, y sus costes excesivos acaban por convertirle en un  mal instrumento de ahorro.

El sesgo de las carteras de los Fondos de Pensiones hacia  activos europeos  y, hasta hace muy poco, especialmente hacia acciones españolas, tampoco ha ayudado a mejorar su rentabilidad dado el peor comportamiento de los citados activos con respecto a los mercados de Renta Variable y Renta Fija estadounidenses.

Necesidad de ahorro para la jubilación

El sistema de pensiones español está moribundo y con la contracción sin precedentes de la actividad económica que el Covid-19 está suponiendo se está acelerando su defunción. De ahí que el futuro de las pensiones y el debate sobre su sostenibilidad esté de nuevo sobre la mesa (no ayuda el indexar éstas al IPC como parece se ha determinado en la reciente reunión del Pacto de Toledo). La inflación está ahora bajo mínimos pero podría subir en el futuro y lastraría todavía más las cuentas de la Seguridad Social. Y no olvidemos que no sólo es necesario garantizar la sostenibilidad del sistema sino que lo verdaderamente importante es  asegurar una pensión digna  a todos los españoles.

Por tanto, parece razonable pensar que los sistemas complementarios que potencian el ahorro para la jubilación son más necesarios que nunca. Y es por ello  todavía más incomprensible  que se puedan tomar medidas como la que cito en esta columna que van dirigidas a reducir o anular las ventajas fiscales ligadas a las aportaciones a Planes y Fondos de Pensiones que son el único verdadero incentivo para su crecimiento.

Alternativas a los Fondos de Pensiones

Felizmente, los Planes de Pensiones no son el único vehículo para ahorrar a largo plazo y garantizarse una mejor jubilación. Hay otras alternativas, una buena  cartera de fondos de inversión  entre ellas, que con menos costes y mejor diversificación pueden facilitar ese extra que anhelamos todos los que aspiramos a jubilarnos algún día.

Para acabar el post de hoy y a modo de anécdota, comentarles que la desaparición de los Fondos de Pensiones permitiría  al menos evitar uno de los peores momentos  que los empleados de banca sufren durante el año que no es otro que la campaña de captación de planes de pensiones.

Asesórense bien y sean prudentes.

http://www.icapital.es

twitter: @GSantos_A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *