Archivo por meses: junio 2018

Subida de tipos: imprudencia o conveniencia

En el mes de diciembre del año 2008, cuatro meses después de la caída de Lehman Brothers, la Reserva Federal (Fed) redujo el tipo de interés oficial de Estados Unidos hasta el 0% y así lo ha mantenido durante siete años. En ese momento, en la Eurozona, con un sistema financiero repleto de heridos de muerte, el BCE mantenía el tipo oficial en el 2,5%. Aquí radica uno de los principales motivos, aunque ni mucho menos el único, del retraso del ciclo económico europeo respecto del americano así como de la diferente evolución de sus bolsas (máximos históricos del S&P vs atonía en Europa). La pasada semana, la Fed retomó la senda de subidas y sitúo el precio oficial del dinero en el rango 1,75 – 2%, séptima subida desde final de 2015. ¿Puede estarse equivocando la Fed y llevar a la recesión a la economía estadounidense y con ello hundir las bolsas mundiales?

Invertir para ganar de verdad

Es posible obtener una rentabilidad razonable, crear riqueza y alinear los objetivos de inversores, la sostenibilidad, la diversificación y la justicia mientras que se apuesta por el progreso global sin el cual el mundo se encamina a una polarización insostenible.
Las microfinanzas son una clara manifestación de la esencia de los mercados financieros: aproximar la oferta y la demanda de capital para crear riqueza en donde más se necesita, sin desatender las exigencias de rentabilidad del capital sobre las que sustenta el progreso.
A diferencia de la mayoría de las inversiones financieras tradicionales, la evolución y los riesgos de las micro finanzas no están asociados al ciclo económico global por lo que son un valiosísimo instrumento de diversificación y reducción del riesgo de una cartera.

Renta fija ME ¿la oportunidad del año?

Una de las reglas de inversión en bolsa más buffettianas que existen es la obligación de comprar con descuento. Para ello, debe evitarse adquirir compañías, sus acciones o sus bonos, cuando están transmitiendo buenas noticias y suele ser mejor esperar al momento en que reina el pesimismo. Es decir, para tomar posición en un mercado o empresa al que asignamos potencial alcista, conviene que exista un sesgo de negatividad hacia cualquier información que de ellos provenga. Pues bien, algo de esto puede que esté ocurriendo ahora con la renta fija de los denominados mercados emergentes (ME)

Estrategias para gestionar los shocks de mercado

He citado varias veces en este blog a Philippa “Pippa” Malmgren, analista política estadounidense que ha asesorado a varios presidentes de los EEUU y es autora del libro Signals: The Breakdown of the Social Contract and the Rise of Geopolitics. De entre las conclusiones de la analista americana, extraigo ahora la siguiente: “Hay muchas fuentes de información (señales) que indican lo que está sucediendo en la economía. Pero nadie puede predecir el futuro. No existen las bolas de cristal aunque muchos quieren creer que algunos las tenemos. Lo mejor que se puede hacer es mantenerse en máxima alerta y estar lo más preparados que podamos”.

Recapitulando 2018 y mirando al futuro

Después de cinco meses, podemos aseverar que 2018 está siendo un año difícil e incómodo en los mercados. Casi todas las bolsas están en negativo, excepto las estadounidenses (llamativo el Nasdaq, +11%). En Europa, España encabezando las caídas (-4%). Los índices de mercados emergentes, retrocediendo con fuerza, tanto los de acciones como los de bonos. Estos últimos tampoco se salvan en Occidente, pues la Deuda pública y el crédito privado (investment gradey high yield) también bajan de precio en el año.

Los inversores españoles se enfrentan temerosos a un mes de junio, preludio del verano, cargado de riesgo político con el nuevo Presidente del país. Otros políticos también podrían ayudar al desconcierto, desde Trump pasando por los antisistema italianos y acabando en el dictador coreano Kim Jong-un. Intentaré limpiar un poco tanta vegetación política y financiera, incluidas las malas hierbas, para ver un bosque que podría acabar siendo muy verde a final de año.