¿Pueden mantenerse las Bolsas?

El comportamiento reciente de los mercados de acciones de las distintas zonas del mundo aconseja prudencia. Cierto goteo a la baja, más en occidente que en zonas emergentes, y un temor latente esperando a ver  qué acaba sucediendo con los tipos de interés. Nadie está seguro de hasta qué punto la progresiva reducción de compras de bonos por parte de la FED y del BCE acabará dañando las cotizaciones de las empresas ni tampoco existe certeza total sobre que los niveles de inflación alcanzados sean realmente transitorios o se puedan consolidar durante más tiempo y éste es un factor clave para el ritmo de la retirada de los estímulos monetarios.

Las dudas sobre la fortaleza del ciclo aconsejan prudencia…

A pesar de que continúa la  revisión al alza de las estimaciones de beneficios  empresariales y éstos deberían de facilitar el sostenimiento de las cotizaciones porque ayudan a relajar el nivel de los múltiplos (el ratio precio/beneficios cae y se hace más atractivo para la inversión), las dudas sobre la fortaleza del ciclo han moderado el apetito por el riesgo y aconsejan aumentar la prudencia.

El temor a una vuelta de restricciones a la actividad todavía no se ha disipado, las mencionadas dudas sobre la evolución de la inflación y la situación de creciente intervencionismo regulatorio en China a las que se añaden los problemas de la inmobiliaria china Evergrande, la mayor promotora inmobiliaria del país, con deudas equivalentes a 300.000 millones de dólares y que previsiblemente no pagará el cupón de una de sus emisiones de bonos esta misma semana, son elementos de suficiente peso que  podrían reducir las expectativas de crecimiento  y tornar el sentimiento inversor al signo negativo. 

…y la expresión TINA cada vez se escucha con más frecuencia 

La expresión en inglés  There is no alternative  –TINA– (en español no hay alternativa) se escucha y lee con cada vez más frecuencia aplicada a las Bolsas y la necesidad de invertir en ellas dado que otros activos financieros, especialmente la renta fija, no ofrecen prácticamente retorno para el inversor.

Es cierto que los apoyos de fondo de las bolsas se mantienen (ciclo económico + beneficios empresariales + liquidez), pero éstos  no van a evitar eventuales correcciones  y volatilidad al alza en la renta variable. Cuanto más escucho que no hay alternativa, más me inquieta el panorama actual. 

Con todo, el mercado es soberano y mira más allá

Aceptando un entorno como el descrito proclive a ajustes a la baja de los precios de las acciones sobre todo en algunos sectores bursátiles «excesivamente favorecidos» por los inversores (caso de bancos, energía y algunos subsectores de tecnología), un análisis de los fundamentales del mercado nos muestra que éste tiene  más fortaleza de lo que parece  debido principalmente a estos tres factores:

–        Lo más probable es que los  tipos de interés a largo plazo  se mantengan bajos durante varios trimestres y seguramente durante todo 2022.

–        Aunque no crezcan a las tasas actuales, el avance favorable de los beneficios  empresariales va a continuar.

–        El  crecimiento nominal del PIB en EEUU y en Europa (incluye el crecimiento real más la inflación) se mantendrá sólido en 2022 incluso aunque los estímulos monetarios de los bancos centrales vayan reduciéndose. 

Positivos con la renta variable

La conclusión es seguir contando con peso de renta variable en cartera pero siendo consciente de que su valoración es, en general,  mucho más ajustada  de cómo estaba hace año y medio. Ello obliga a los inversores más prudentes a estar más vigilantes e incluso recortar algo de peso en Bolsa y a todos, prudentes y arriesgados, a mantener la imprescindible visión de plazo para sus inversiones en renta variable y la sangre fría cuando lleguen correcciones.

Asesórense bien y sean prudentes.

http://www.icapital.es

twitter: @GSantos_A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *