Archivo de la categoría: Opinion

La epidemia de las agencias

Las calificaciones crediticias o ratings son notas que organizaciones especializadas en la evaluación del riesgo de crédito (agencias de rating o de calificación) otorgan a entidades públicas y privadas con el fin de dar una medida de su solvencia y de su capacidad de repago. Cuando se produjo la caída del banco Lehman Brothers en 2008 y la subsiguiente crisis financiera que casi acaba con el sistema capitalista, las agencias de rating se encogieron de hombros y en ningún momento reconocieron su negligencia y falta de previsión. Ahora, a las puertas de la crisis económica del Covid-19, Moody’s, S&P y Fitch, principales agencias calificadoras, cambian de actitud y parece que extreman el celo en sus revisiones. ¿Serán otra vez parte de la crisis?

Inversiones beneficiadas por el Covid

Las denominadas ideas de inversión a largo plazo (long term themes) son probablemente una de las materias financieras que van a salir reforzadas de esta crisis sanitaria y económica. Se trata de dinámicas de crecimiento estructural que vertebran el avance de la humanidad en muchos campos y que ahora están mostrando lo amplio de su dimensión y su inmunización ante las variaciones cíclicas de la economía.

Bolsa: ganadores y perdedores

Ninguna empresa es inmune a los efectos del virus pero es una realidad que habrá compañías que experimentarán un alza de sus beneficios y otras todo lo contrario. El cambio de costumbres no es definitivo pero sí será decisivo para el devenir de muchos negocios que deberán adaptarse o morir. Por ello, a la hora de invertir, la  probabilidad de acertar y ganar dinero se multiplica  si se identifican bien los ganadores y perdedores.

Controlar el virus sin ahogar al ciudadano

En tiempos excepcionales como los que estamos viviendo, las visiones claras de la economía y de los mercados tienden a nublarse debido, por un lado, a la urgencia en la toma de medidas para frenar el caos y, por otro, a la permanente venta de su gestión a la que nos tiene acostumbrados la clase política. Ésta, y no entro en lo sanitario, materia en la que España encabeza los despropósitos seguida muy de cerca por EEUU,  no está afrontando la gestión económica con suficiente valentía y talento.

Obtener rentas, ¿otra vez posible?

Una de las consecuencias de los convulsos movimientos en todos los mercados financieros es el cambio que el panorama de la obtención de rentas está experimentando. Hace ya años que la compra de deuda pública con tipos cerca del 0% o negativos, vía tradicional para recibir rentas, no es contemplada por el rentista. Tampoco ahora en la crisis. Sin embargo, otro tipo de activos como la renta fija privada y las acciones con alto dividendo, éstas con matizaciones, cobran relieve gracias a las caídas en sus precios.

¿Esperanza mirando a China?

No existen precedentes respecto a lo que está sucediendo. Ni en la sociedad ni en la vida económica ni en los mercados financieros. Todos los analistas intentamos crear escenarios de salida con probabilidades en función de la evolución de los casos de contagio del virus y el impacto económico final todo este fenómeno acabe teniendo. Dejaré de lado esa visión que a estas alturas es más voluntarista que otra cosa y en el post de hoy sólo expondré y comentaré brevemente un gráfico sobre lo que ha pasado en China.

La bolsa o la vida

Poco importan las inversiones cuando una epidemia se lleva todo por delante. Eso es lo que han pensado millones de inversores vendiendo activos financieros y provocando el hundimiento de los mercados de bonos y acciones de todo el mundo. Reacción comprensible pero seguramente equivocada.

Gráficos para la reflexión y medidas posibles

Una imagen vale más que mil palabras, máxime cuando éstas, si al coronavirus se refieren, son pura especulación pues nadie tiene certidumbre sobre su evolución e impacto final en el PIB de los países. Nadie pone en duda que las principales economías del mundo van a sufrir una ralentización y quizás una recesión llevando a los mercados financieros de activos de riesgo, sobre todo los de acciones, todavía más para abajo. Pero tampoco hay que desconfiar del hecho de que el ser humano es  capaz de gestionar y superar crisis sanitarias  como la que estamos viviendo. De ahí que creo que los siguientes gráficos y comentarios de la  gestora Capital Gtoup de su documento Capital Ideas  muestran la imagen más probable de cómo van a ir las cosas en los mercados.

Parte de daños y recomendaciones

Difícilmente podía haber sido peor. El desplome de las Bolsas en todo el mundo ha sido de órdago y veremos cuándo acaba. Hay opiniones diversas sobre la esperada estabilización de los mercados y todas con un denominador común: dependerá del momento en que se considere frenado el contagio del coronavirus y se puedan cuantificar sus consecuencias económicas.

Mal de altura o miedo al virus

Los efectos del coronavirus traen el miedo a las Bolsas que podrían comenzar a descontar un menor crecimiento de la economía global e incluso una entrada en recesión de algunas zonas del mundo (Occidente principalmente). Por otra parte, las exigentes valoraciones de algunos mercados de acciones, el estadounidense fundamentalmente, tienden a perder aire apoyándose en los miedos descritos y en su impacto en los beneficios empresariales. Y sin beneficios, las Bolsas no subirán, más bien lo contrario como contaba en este blog a principio de mes.