Bolsas: ¿alzas a corto y caídas a medio plazo?

Más allá del voluntarismo alcista tan frecuente en la mayoría de inversores, excepto en los  “malvados”  y necesarios bajistas, y superando el  “pandémico”  sentimiento que nuestras autoridades intentan transmitirnos, creo que los mercados de acciones de todo el mundo van a ser alcistas durante los próximos meses si bien afrontan algunos riesgos que podrían provocar un giro negativo. Sé que los riesgos son inherentes a las Bolsas pero esta vez cuentan con el  añadido de la crisis sanitaria  y su gestión. De ahí lo indispensable de contar con la mayor claridad posible y la mejor información para identificar con éxito las fuentes de rentabilidad y de riesgo.

La mejora del sentimiento y otros factores favorables

A pesar de las múltiples dificultades que está ocasionando el virus Covid-19, los datos que se publican sobre la economía de EEUU se pueden calificar de buenos: reducción del desempleo al entorno del 8,4% (en la primavera pasada doblaba esa cifra) e indicadores de confianza empresarial y de consumidores que apuntan a una economía en expansión. De ahí que el  Economic Surprise Index  elaborado por  Citigroup  (medida objetiva y cuantitativa de las noticias económicas) ronda los máximos alcanzados recientemente. El sentimiento tiende a adelantarse a los datos finales y si bien la bondad de éstos está por confirmarse en muchas áreas, la evolución de los mercados de acciones  depende en el corto plazo de las expectativas  de los inversores construidas en base a ese sentimiento.

Además, existen otros factores que pueden favorecer a las Bolsas en el corto plazo:

  • La notable recuperación del comercio mundial impulsado sobre todo por Asia.
  • Las políticas de los Bancos Centrales  que perpetúan los tipos a cero y siguen comprando renta fija haciendo bajar sus precios, favorecen la exposición a riesgo bursátil sobre la inversión en bonos de calidad.
  • La prima de riesgo  – rentabilidad incremental que se exige a la renta variable sobre la inversión sin riesgo – que se sitúa en media global en aproximadamente en 6,5% (calculada por UBS)  es todavía muy atractiva.
  • Finalmente, no podemos olvidar que los resultados  empresariales del segundo trimestre han sorprendido positivamente y que, de cumplirse las estimaciones de beneficios para 2021 y 2022, los índices globales de renta variable deberían subir al menos de un +5% a un +10% en 12-18 meses  (previsión de UBS en base a los citados datos).

Todo ello encuadrado en una enorme dispersión sectorial, incluidas eventuales rotaciones entre sectores que penalicen a las, para muchos,  sobrevaloradas grandes tecnológicas, y  favorezcan a lo más deprimido en Bolsa, lo cíclico. Las  grandes tendencias  sobre las que he escrito mucho en este blog como infraestructuras, automatización y robótica, renovables, movilidad inteligente, tecnologías médicas, etc., continuarán su buena evolución apoyadas en los cambios estructurales de las economías y beneficiadas por los efectos colaterales de la propia crisis sanitaria.

Los riesgos a medio plazo que pueden frenar las Bolsas

Además de la nueva  expansión de los contagios  y el descontrol de la epidemia que podría provocar un nuevo bloqueo de algunas economías, las  tensiones entre China y EEUU  vuelven a ser protagonistas con un Trump cada vez más endogámico. Por ello, en parte, las encuestas dan cierta ventaja a Biden en la carrera electoral y ésta se mantiene gracias a que el Partido Demócrata ha moderado su programa en cuanto a subidas de impuestos y regulación de algunos sectores. Con todo, tales medidas mermarían los beneficios empresariales si finalmente se implementaran y de ahí que las Bolsas, al menos por ahora, prefieran a Trump.

Siguiendo con los riesgos no podemos ignorar  los posibles impagos  por parte de emisores de bonos que no puedan aguantar el bajón de la economía y acaben quebrando y tampoco la deuda y déficits excesivos en los países desarrollados que también enturbian el panorama a medio plazo.

La mejor opción

En el entorno descrito la mejor opción para aquél que acepta cierto riesgo inversor es a mi juicio la de mantener una posición prudente en cuanto a activos de riesgo pero sin renunciar a su presencia en cartera y contar a la vez con cierto peso de  cash o asimilables, lo que nos proporcionará siempre la mejor cobertura posible y una capacidad extra para aprovechar los malos momentos de mercado cuando éstos lleguen ya que, como sabemos, siempre les recuerdo, lo hacen invariablemente y sin avisar.

Asesórense bien y sean prudentes.

http://www.icapital.es

twitter: @GSantos_A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *