¿Nos ve ahora bien The Economist?

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Me ha llamado poderosamente la atención el último artículo que The Economist dedica a nuestro país titulado Bouncing back (“rebotando” aludiendo, claro está, a la economía). Sólo han pasado dos años escasos desde que estábamos al borde del precipicio, cuando nadie quería nuestra deuda pública y el Gobierno español solicitaba un rescate para salvar a la mayoría de nuestros bancos. Entonces, para la revista británica éramos una de las causas de la más que probable ruptura del Euro. Hoy, según la misma publicación, tenemos mejor perspectiva que Francia, lo que tampoco es muy tranquilizador pero al menos nos pone de nuevo en la órbita de los grandes países. Creo que la influencia de este medio de comunicación merece que se hagan algunos comentarios sobre su visión y extraer de ello alguna conclusión, en especial para las bolsas.

Los tiempos ya han comenzado a cambiar en España…

Comienza The Economist recordando la reciente caída de dos grandes tótems de nuestra nación: Juan Carlos I y la Selección Española de fútbol. Bien. Tras el palo, algunos piropos:

  • La recuperación de la demanda interna y del crédito a empresas ha comenzado antes de lo que el Gobierno preveía.
  • De ahí el mayor impulso del crecimiento y la mejora en los datos de paro.
  • Lo anterior ha permitido empezar a bajar los impuestos, tímidamente por ahora pero, previsiblemente, en parte por razones electorales, de forma más agresiva dentro de unos meses.
  • El tipo de interés de la deuda emitida por el Tesoro español está por debajo del exigido a la deuda estadounidense.
  • El empuje de nuestras exportaciones, aunque pierde fuerza, todavía continúa.
  • Los inversores internacionales vuelven a fijarse en nuestra economía.
  • Todo ello facilita la reducción del déficit público.

… pero los problemas de fondo siguen ahí

Los halagos se acaban y dan paso a la otra realidad de nuestra economía y de la sociedad española en general:

  • El primer riesgo citado es la complacencia de los políticos con lo logrado que es escaso, cuestión varias veces comentada en este blog.
  • Nuestras importaciones llevan varios meses al alza ampliando el déficit comercial y haciendo crecer nuestras necesidades de financiación hacia el exterior.
  • La deuda pública va pronto a superar el 100% del PIB español y, aunque se ha reducido, la deuda de las empresas pesa todavía más del 120% de la riqueza del país.
  • El desempleo se sitúa por encima del 25%.
  • Todavía quedan muchos zombis empresariales a los que los bancos y unas benevolentes, a la vez que peligrosas, normas contables continúan manteniendo en pie.
  • La educación en España tiende a los extremos: de magníficas escuelas de negocio a caer al puesto 150 en el ranking de universidades.
  • A la vez, el fracaso escolar continúa a altísimos niveles.
  • La corrupción se destapa en los programas de formación.
  • Según una estadística de la OCDE, España es el país miembro de esta organización donde más ha crecido la desigualdad en el período 207 – 2011.
  • Los extremismos políticos de izquierda toman cuerpo y ganan cuota de poder.
  • El separatismo catalán es una válvula de escape para el resentimiento.
  • Para acabar, la acusación por blanqueo y fraude fiscal de la Infanta Cristina enturbia la llegada del nuevo Rey.

Y La conclusión no puede ser otra que…

Aún queda mucho por hacer. Así lo refleja la revista británica y apostilla: “en todos los sentidos”. Hay algunas luces que aclaran el horizonte pero muchas más nubes que pueden traer de nuevo la tormenta. El Banco Central Europeo intentará evitarlo y las bolsas aspirarán a seguir aportando su porción de optimismo. Con todo, la situación aconseja prudencia.

Detecto en el sector y mercados financieros, cada vez con más frecuencia, estrategias de cobertura que pagan por comprar seguridad, a sabiendas de lo caro que será lograr ésta si las cosas se complican. Y, tarde o temprano, en mayor o menor medida, se complicarán. Por ello, sin alarmismos, pero sean vigilantes y no caigan como inversores en la complacencia que no queremos para el Gobierno.

www.icapital.es
twitter: @GSantos_A

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *