Invertir con sentido común: las grandes ideas de largo plazo

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Las grandes tendencias de la humanidad son también grandes ideas de inversión. Las ideas de inversión a largo plazo (long term invesments – LTI – en la denominación de UBS) son probablemente una de las materias financieras que más llaman la atención a inversores y gestores. Se trata de dinámicas de crecimiento estructural que vertebran el avance de la humanidad en muchos campos.

Son tendencias imparables que abren oportunidades de inversión y que no van a decaer, o lo harán mínimamente, por las variaciones cíclicas de la economía. Se apoyan en realidades irrefutables que son aprovechadas por compañías de diferentes sectores con una envidiable perspectiva de crecimiento de futuro. En el siguiente gráfico de UBS se exponen estas tendencias y se refleja su relación con el crecimiento de la población, el envejecimiento de esta y el auge de la urbanización (variables citadas en la parte central del gráfico):

grandes tendencias y su relación con el crecimiento de la población, el envejecimiento de esta y el auge de la urbanización
Fuente: UBS

 

 

Profundizaré en algunas de ellas:

  • La población mundial crecerá en unos 2.500 millones hasta 2050 y este crecimiento tendrá lugar casi en su totalidad en países en vías de desarrollo. Ello, unido al progreso constante del consumo, provocará que el mundo produzca el doble de basura y residuos. Esta realidad favorecerá a empresas bien posicionadas en sectores como la reducción de emisiones, la eficiencia energética, la gestión del agua, la gestión de residuos y la productividad agrícola (unida al cambio de dieta).
  • El crecimiento de población mencionado en el punto anterior tendrá lugar, sobre todo, en las ciudades. Se calcula que en 15 de años habrá más de 40 grandes ciudades que superarán los 10 millones de habitantes. Este crecimiento provocará un gran auge del transporte público en las zonas urbanas del que se deberían beneficiar compañías relacionadas con él (ingenierías, empresas de infraestructuras, etc.).
  • El incremento de la longevidad ocasionará que el número de personas en el mundo que son “dependientes severos” aumentará un 50% hasta 2035, momento en el que habrá 192 millones de personas con más de 80 años (un 50% más que ahora). Esta situación puede ser especialmente relevante en los países emergentes donde su gasto sanitario es hoy en día la mitad del europeo en porcentaje de PIB. Empresas vinculadas al sector sanitario, como fabricantes de aparatos médicos y gestores de residencias de mayores, serán cada vez más protagonistas en la vida económica de todos los países.
  • El número de internautas crecerá en 2.000 millones hasta 2025 y más de dos tercios de la población mundial estará interconectada. Los avances tecnológicos se han convertido en algo cotidiano y ligado a nuestras vidas. Somos cada vez más dependientes de la tecnología y son las propias empresas las que impulsan esta relación.

 

Inversiones a largo plazo

 El objetivo no es poner todo nuestro dinero en este tipo de inversiones, pero sí darles un cierto peso en cartera para obtener un plus de rentabilidad diferencial a través de compañías occidentales bien posicionadas en las grandes tendencias y que, además, se benefician de la progresión de las economías que más crecen en el mundo en zonas emergentes. Es de lógica y suena bien, ¿verdad?

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *