Gestores a la fuga, ¿cómo reaccionar?

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Nada dura para siempre y la gestión de fondos no es una excepción. Las recientes salidas de varios de los denominados “gestores estrella” de las empresas donde se habían consagrado, vuelve a poner sobre la mesa los pros y los contras del exceso de protagonismo en el mundo de la gestión de inversiones. ¿Tanta importancia puede tener la acción de un gestor específico en la rentabilidad de un fondo de inversión? Me temo que sí. Ésta es una de las consecuencias de la gestión activa – alejada de la pura réplica de un índice – y de la búsqueda del grial de los gestores llamado alpha.

El sorpresón de Bill Gross, el gurú de los bonos

No hay nadie como el norteamericano Gross gestionando renta fija. Su labor en la gestora Pimco de la que fue fundador y cuyo importe de activos gestionados supera el valor de todo el PIB español, ha trascendido del mundo de la inversión para elevarse a las alturas del control de la macroeconomía junto con la Reserva Federal de EEUU. Su prestigio y capacidad de influencia son pues indiscutibles. Pero todo ello no ha evitado el declive en las rentabilidades de algunos de los principales productos de inversión ligados a renta fija de cuya administración él era responsable por haber tomado decisiones que, al menos parcialmente y por ahora, se han mostrado erróneas. Este factor sumado a las desavenencias con parte de su equipo (en enero de este año dimitió su director de inversiones), parece que está en la base de las causas de su partida de Pimco hacia otra gestora (la también americana Janus Capital Group).

Verdaderos buques insignia del mundo de la gestión de fondos están hoy bajo revisión de analistas, inversores e incluso del regulador de los mercados estadounidense (SEC), quien está investigando si en Pimco Total Return en su versión ETF (fondo de inversión cotizado) se han cometido irregularidades en la valoración de su cartera. Ante la incertidumbre, el dinero huye: más de 23.000 millones de euros han salido de productos de Pimco durante el pasado mes de septiembre. Como imaginan, este tipo de movimientos en el seno de una gestora no acostumbra a favorecer ni a la gestión ni a la rentabilidad de los fondos afectados.

El caso Bestinver: la historia se repite

Algo similar ha sucedido en la gestora española Bestinver con la salida de Francisco García Paramés, hasta hace unos días su máximo responsable en la gestión de fondos y referencia mediática ligada a la gestora de Acciona. Parece que han sido desavenencias con la propiedad sobre la estrategia de la compañía las que han provocado esta sonada separación. El modelo de negocio de Bestinver es casi único en el mercado español: no tiene red comercial y no paga retrocesiones a terceros distribuidores y, pese ello, los activos bajo gestión llevan años creciendo ininterrumpidamente impulsados por unas rentabilidades casi siempre muy favorables en sus productos estrella (casi todos los que gestiona lo son) y por un enfoque de gestión de hondas raíces buffettianas basado en la búsqueda de valor en compañías de calidad. Algo simple, sencillo y que, con la debida visión de plazo, funciona. Si se hace bien y con acierto, por supuesto, como lo ha hecho Paramés durante años en Bestinver.

Sospecho que ese horizonte temporal de largo plazo necesario para la obtención de frutos en la gestión de renta variable ha acabado por cansar a los dueños de Bestinver. Las recientes rentabilidades de algunos productos bajo gestión por debajo de algunos competidores, tampoco han debido de ayudar a la necesaria calma que un equipo de gestión de inversiones requiere. Al final, lo mismo que en Pimco: reembolsos de participaciones ante la incertidumbre creada por la salida del referente de la gestión de los fondos y posibilidad de realimentación de las caídas de rentabilidad debido a las ventas forzadas de parte de la cartera, riesgo mayor en este caso al existir posiciones de renta variable de escasa liquidez.

Morgado de Fidelity Iberia: el último en salir

Hace unos meses escribía en este blog sobre el cierre de fondos. Me llamó poderosamente la atención la campaña de soft closes (productos que limitan la entrada de dinero, no así la salida) que iniciaron algunas gestoras para que el éxito en el crecimiento de algunos de sus fondos no dañara la calidad de su gestión. Uno de los casos más llamativos fue el del fondo Fidelity Iberia gestionado por el portugués Firmino Morgado.

Unos meses después del soft close del Fidelity Iberia Fund y pese a la indiscutible calidad y consistencia de su gestión, algunas veleidades portuguesas en cartera y el errático comportamiento de ciertas posiciones con peso relevante, lo han llevado a terreno negativo en el acumulado en el año. Bien por la eventual tensión que esta situación puede acarrear o bien por cuestiones más personales de Morgado, éste ha pactado su salida de la gestora americana tras ocho años de gestión del que es hoy el mayor fondo de bolsa española de nuestra industria.

Conclusiones para el inversor

Lo primero que un inversor debe hacer ante una situación de salida de un “gestor estrella” de un fondo que tiene en cartera es conocer el motivo del abandono, quién será su relevo y la estrategia de gestión que se seguirá tras el cambio. Una vez examinado todo ello, podrá tomar, de manera más eficiente para su cartera, la decisión de continuar o no invirtiendo en ese producto financiero. Una reacción de salida precipitada acarreará en la mayoría de ocasiones peores resultados que su mantenimiento y análisis.

La importancia de la decisión descrita pierde peso si, en el proceso de creación de la cartera, se han hecho las cosas con disciplina y con asesoramiento correcto: una cartera bien diversificada y con una visión de plazo adaptada al inversor nunca debe verse afectada de manera relevante por un cambio de gestor en un fondo de inversión.

Es obligado recordar aquí la indispensable diversificación por tipo y subtipo de activo entre gestores y estilos de gestión cuando se posee una cartera de fondos de inversión. Nunca tengan un solo fondo para un mismo tipo de activo (bolsa española, por ejemplo) y recuerden siempre, a la hora de crear una cartera de fondos de inversión, que:

  • ninguna gestora es la mejor gestionando todos los activos y todos los estilos de inversión,
  • los mercados son siempre soberanos y tienen la razón por mucho que un gestor piense que se equivocan (en su contra, se entiende),
  • antes de mover una posición en un fondo, estudien bien el nuevo producto donde invertirán (evitar así lo de salir de Guatemala para entrar en Guatepeor).

Y, siempre que puedan, antes de elegir, asesórense con buenos profesionales. Saldrán ganando.

www.icapital.es

twitter: @GSantos_A

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *