Dónde invertir en el entorno Draghi

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Dónde invertir en el entorno Draghi

 

Caminamos por territorio desconocido. Nunca habíamos tenido tipos de interés tan bajos y, en algunos países, bolsas tan altas. Todos, analistas e inversores, especulamos sobre cómo será la compra de bonos por parte del Banco Central Europeo (BCE) y sus posibles consecuencias. Otro paraje ignoto para nosotros. No así para la Reserva Federal americana que enarboló hace tiempo la bandera del intervencionismo en el mercado de bonos (su Quantitative Easing) con resultados más que satisfactorios. Al menos por ahora. Pero son tan distintas ambas zonas económicas, la Eurozona y EEUU, que hacer paralelismos con cualquier medida de política económica es puro voluntarismo. A lo único que me atrevo por ahora es a determinar las principales consecuencias para los principales activos de inversión, con la inevitable probabilidad de equivocarme pero, eso sí, aplicando el sentido común, lo que siempre reduce ese riesgo.

 

Instrumentos monetarios: depósitos, letras y pagarés

 

Poco que contar aquí pues el cambio es mínimo. De ofrecer una remuneración muy baja e incluso negativa últimamente, pasamos a que el cero o el negativo sea lo que encontremos con más frecuencia, al menos en activos con buenas calificaciones crediticias. Olvídense de los fondos monetarios, los que no han entrado ya en terreno negativo lo harán en breve por el efecto de las comisiones de gestión.

 

Donde se podrán encontrar oportunidades es en activos a corto plazo de emisores de peor calidad que puedan beneficiarse del programa de compra de activos del BCE. Estrategia ésta bastante especulativa que no es recomendable hacer directamente sino a través de fondos de inversión especializados.

 

¿Y los depósitos? Los bancos tienen el camino más expedito todavía para remunerar mínimamente o nada los depósitos y cuentas a plazo. Los tesoreros lo tienen complicado hoy en día. Como he contado tantas veces en este blog, el precio de la seguridad para el dinero es ahora no tener retorno o incluso tener que pagar por ella.

 

Deuda Pública de países desarrollados

 

Incluyo España, por si alguien duda. Es el activo a evitar. No sé si su rentabilidad todavía puede ir todavía más abajo (y el precio, pues, para arriba), estamos en territorio desconocido, recuerden, pero de lo que sí estoy seguro es de que el riesgo es cada vez más asimétrico: mayor probabilidad de perder dinero que de ganarlo. Si han sabido aguantar hasta ahora con bonos soberanos o fondos de deuda pública en cartera, vendan sin pensarlo. Ya sé que es una inversión que ha ido muy bien, pero por eso hay vender. Y también admito que no encontrarán nada parecido en el mercado. Volverá el momento de comprar otra vez bonos del Estado cuando la curva de tipos se desplace hacia arriba y se pueda acceder a rentabilidades más acordes con el riesgo y el plazo asumidos.

 

Renta Fija Privada

 

Aquí puede estar una de las sorpresas del nuevo escenario que ha montado Mario Draghi. Sé que los bonos privados han corrido mucho y se ha exprimido ya la mayor parte de su rentabilidad potencial, pero hay que considerar la capacidad de apreciación (upside) de muchas emisiones en caso de que la manguera del BCE comience a regarlas en forma de adquisiciones. Como indicaba más arriba, la fórmula más eficiente por ratio rentabilidad/riesgo para aprovechar esta alternativa de inversión, son los fondos de inversión especializados en estos activos (sobre todo en titulizaciones de hipotecas y de préstamos en general). La posibilidad de error es elevada, por lo que la diversificación, más que nunca, es indispensable. Y ésta nos la puede dar un fondo si está bien gestionado.

 

Renta Variable

 

A primera vista, es el activo más beneficiado y, dentro de él, la bolsa europea como sub-activo preferido. El incremento de expectativas en la recuperación económica unido al acceso a mejores condiciones de financiación para muchas compañías, deberían impulsar en el futuro las cuentas de resultados de las empresas bien posicionadas, especialmente de las más exportadoras y favorecidas por la caída del Euro contra otra divisas. Los sectores cíclicos podrían dar sorpresas positivas. No así los bancos que, al contrario de lo que opinan otros analistas, no los considero beneficiados en un entorno de tipos ultra bajos y con dificultades para implementar estrategias de carry-trade y realización de plusvalías en sus carteras de deuda que tanto han aportado a sus cuentas de resultados. No obstante, veremos los resultados de los test de estrés del BCE y las conclusiones que podamos extraer de ellos sobre la calidad de sus balances. Seleccionen bien, compañías y fondos, pues, tras las alzas generalizadas, la dispersión de rentabilidades se ampliará.

 

Divisas e inversiones alternativas

 

Son los activos llamados a llenar el hueco de rentabilidad que dejan los instrumentos del mercado monetario y los bonos. La alternativa de comprar dólares mantiene y eleva su buena perspectiva dadas la distintas fases del ciclo en Europa y EEUU. Sobre la denominada gestión alternativa de inversiones he escrito ya en este blog y podría rellenar muchas páginas. Es una opción descorrelacionada y que ayuda a la eficiencia de la diversificación de las carteras, pero hay que asumir que es difícil obtener rentabilidades atractivas con baja volatilidad con un suelo de tipos de interés en el cero. Por ello, se tiende a tomar más riesgo y, por tanto, la probabilidad de error de los gestores aumenta. Conclusión: diversifiquen entre gestores de fondos y estilos de gestión (arbitraje de renta fija y divisas, estrategias de renta variable tipo long-short y market neutral, enfoques event driven y global macro).

 

Conclusión optimista

 

Más vale dar al enfermo respiración asistida con lo que nos queda de oxígeno que dejar el cuerpo en la puerta de la morgue. Algo así debió de pensar Mario Draghi cuando preparaba el discurso del pasado jueves. No perdemos la esperanza en que el proceso de superación de la crisis continúe y podamos retomar un ciclo de crecimiento que ayude a las economías, a las personas y, por qué no, a las inversiones financieras. Pero abróchense los cinturones pues habrá baches inesperados. Territorio desconocido, no lo olviden.

 

www.icapital.es

twitter: @GSantos_A

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *