Criptomonedas: ¿son buenas o son malas?

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

El bitcoin está de moda. Sería raro que no lo estuviera tras una subida de más de un 2000% en tan solo 2 años. Y es que hoy, un bitcoin vale más de 10.000 dólares. Un dato más que sorprendente sabiendo que en 2010 se pagaron 2 pizzas por 10.000 bitcoins, lo equivalente a más de 165 millones de dólares.

Pero ¿qué son exactamente los bitcoins y otras criptomonedas?

  • Medios de pago y deposito de valor como cualquier otra moneda.
  • Parecidas al oro en cuanto a que no producen rendimientos explícitos.
  • Diferentes de las divisas normales en que no están reguladas: no hay monopolio en la emisión ni obligación de aceptarlas.
  • Moneda digital anónima, a diferencia de la moneda digital de las cuentas bancarias que está controlada por organismos oficiales.

Para poder existir y, sobre todo, prosperar, las criptomonedas necesitan garantizar su seguridad: impidiendo robos, que no se puedan crear sin más ni desaparecer, que sean transacciones seguras, etc.
Por eso, ha surgido la tecnología del blockchain, la gran innovación que resuelve estos problemas. A pesar de este avance, no hay ninguna autoridad responsable del bitcoin, que es fiable solo por el sistema en que ha sido diseñado.

Se calcula que hay en el mundo mas de 1000 tipos de criptomonedas. Pero ¿son todas fiables? Sin duda, la respuesta es no: muchas resultarán ser simples estafas. Para combatir estos delitos, bolckchain tendrá un papel muy importante y se extenderá también en otros campos, permitiendo que las criptomonedas ganen presencia en nuestras vidas a largo plazo.

En resumen, estos son sus problemas:

  • Seguridad: aunque el sistema es muy sólido, nadie nos garantiza que funcione perfectamente siempre y ¿a quién le pediremos cuentas?
  • No transparencia: se presta a ser un ámbito de actuación de practicas ilegales.
  • Volatilidad: Bitcoin es hasta 10 veces superior a la bolsa.

Aquí está el dilema: ¿invertir o no invertir?

La respuesta es no para la gran mayoría. Son demasiados riesgos y extremos. Por esta razón, estos son mis consejos para los más aventureros que decidan invertir:

    • Utilizar las criptomonedas más conocidas y mejor contrastadas (no necesariamente bitcoin, dados los precios alcanzados).
    • Estudiar primero sus mecanismos.
    • Ser precavidos: esperar al surgimiento de noticias desfavorables y que haya una corrección fuerte en el precio.
    • Invertir solo los que estén dispuestos a perder.

En definitiva, tal vez ahora sea el momento para hacerse rico con las criptomonedas, pero el momento para incluirlas en las carteras está aún por llegar.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *