Complacencia y riesgo de caídas

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Complacencia y riesgo de caídas

Tanto los mercados de bonos como los de acciones atraviesan una fase de esplendor. ¿Antesala de corrección? Son los primeros los que más me preocupan. Si los resultados empresariales responden, las bolsas aguantarán. Pueden corregir, pero no preveo fuertes caídas mientras EEUU y China sigan actuando como referencias del crecimiento global. Por el contrario, la renta fija, y especialmente la deuda soberana europea, están cada vez más amenazadas por la complacencia de los políticos.

El camino puede torcerse

Aunque comparta parte de las críticas que el Presidente del BCE recibe por la huida hacia adelante que pueden suponer las últimas medidas ultra expansivas adoptadas, me parece innegable que está haciendo su trabajo de la manera más favorable para la supervivencia de la Eurozona. Como ya decía hace unos días en este blog, Mario Draghi está intentando cubrir los vacíos que deja la inacción de los políticos. Los resultados de las recientes elecciones al Parlamento Europeo, aun con excepciones como en Italia, han reflejado el descontento imperante en Europa en el electorado de todas las clases sociales.

Mark Dowding, gestor de renta fija de la prestigiosa financiera Bluebay, recordaba hace unos días en una conferencia en Madrid, que la estabilidad de la Eurozona podría volverse pronto a poner en duda debido a la falta de decisiones en materia fiscal y de gasto público por parte de los gobiernos de los países miembros. La ausencia de unión política y la dispersión de los centros decisorios hacen que los desequilibrios estructurales se acrecienten y que el riesgo de sufrir situaciones de estrés financiero se incremente. De ahí que, para lograr dar pasos en la dirección correcta, debamos acercarnos de nuevo al borde del precipicio. Necesitamos caídas en los mercados (episodios de fuerte volatilidad) y poner de nuevo en duda la solvencia de algunos emisores, para reencauzar la Eurozona. Triste pero cierto. Esquemáticamente lo podemos ver así:

RESPUESTA POLITICA ⇒MEJORIA/RALLY MERCADOS ⇒ COMPLACENCIA⇒ ESTRÉS⇒ ⇒RESPUESTA POLITICA…

Complacencia de los políticos

La ratio complacencia de los políticos/corta duración de sus mandatos imposibilita lograr metas más ambiciosas. Nuestro país es un buen ejemplo de ello. Una vez aceptado el karma del Presidente del Gobierno de “España ha evitado el rescate”, ahora pasamos al de “estamos mejorando”. Pues bien, si no se atacan pronto y sin tapujos los auténticos y más actuales problemas de nuestra economía, a saber, exceso de impuestos y gasto público superfluo, podremos perder lo conseguido en un santiamén. Parafraseando un comentario de hace unos meses de mi admirado Daniel Lacalle, lo peor que puede suceder es que las medidas que tomen las Administraciones Públicas estén pensadas más que para garantizar el Estado de Bienestar, para justificar el bienestar del Estado. Y no olvidemos la tragedia de los nacionalismos y sus negativas consecuencias sobre la deuda del Estado y la economía en general.

Vender para, posiblemente, volver a comprar

Los dirigentes de los partidos políticos han recibido una seria llamada de atención con lo sucedido en las elecciones europeas. Richard Koo, economista jefe de Nomura, no podía expresarlo mejor en un reciente informe: “los euroescépticos no ganaron votos por ser populistas, sino que los ganaron a pesar de su populismo; los partidos en el poder han sido incapaces de salir de su ortodoxia política”. Aún estamos a tiempo, pero la complacencia política vuelve a imperar. Por eso creo que es un buen momento para vender los bonos en cartera ya que tendremos pronto, fatídicamente, una buena ocasión para adquirirlos de nuevo más baratos.

www.icapital.es
twitter: @GSantos_A

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *