Caídas en Bolsa y riesgo político

Es innegable que el entorno socioeconómico y político en el que se mueven las empresas condiciona su evolución bursátil. El reciente episodio del Presidente Trump amenazando con aranceles a determinadas exportaciones a EEUU (acero, aluminio y automóviles europeos) es buen ejemplo de ello. Los mercados acostumbran a sobrerreaccionar en el corto plazo para, al cabo de unos días o semanas, normalizar su comportamiento (v.gr. Brexit). No obstante, ahora nos enfrentamos a riesgos políticos en varios frentes.

Trump y la zona de confort

Trump es un gobernante incómodo que nos saca con frecuencia de nuestra zona de confort político. Por otro lado, es un empresario de éxito y tiende a defender el interés de las empresas de su país. Su visión es sencilla y contundente: proteger sus fronteras de la competencia de otros países que fabrican los mismos productos y destruyen empleos para impulsar así la prosperidad americana. Sucede que el mejor motor para elevar los estándares de vida es el comercio global y los Estados Unidos son uno de los mayores beneficiados, si no los primeros, de ese fenómeno.

Por todo ello, no creo que estemos a las puertas de una guerra comercial con consecuencias muy perjudiciales. Uno de los grandes damnificados de tal situación sería el propio EEUU, donde se perderían millones de empleos en los sectores más sensibles a las barreras arancelarias, empobreciéndose el país y produciéndose el efecto contrario al buscado por la Administración Trump. Esperemos que los asesores del Presidente le recuerden pronto las negativas consecuencias de las medidas proteccionistas de tiempos de Bush y reencaucen la crisis.

Europa y sus elecciones

Merkel volverá a ser canciller de Alemania una cuarta legislatura. El Partido Socialdemócrata acaba de aprobar el acuerdo de coalición de su formación con los conservadores de la líder cristianodemócrata. Se logra así la vuelta a la estabilidad en el Gobierno alemán en un alarde político de defensa de los intereses comunes tan infrecuente en nuestro país.

En Italia, como se esperaba, los resultados de los comicios celebrados ayer han traído un marco complejo para la creación de gobierno que tardará tiempo en constituirse, si bien una repetición de la actual coalición de centroderecha, aunque con un reequilibrio de fuerzas, no es descartable. Esto reforzaría el repunte cíclico de la economía italiana, acostumbrada a largas fases de incertidumbre política, y ayudaría a la Eurozona a consolidar su mejor año de crecimiento de los últimos diez ejercicios.

Los mercados absorberán las tensiones

Los analistas de UBS relativizan la importancia de la política en las bolsas: “Los mercados financieros reaccionan ante la política pero los activos financieros descuentan hipótesis a más largo plazo. Merece la pena recordar que los inversores de un país, por lo general, comprenden mejor su política que los inversores internacionales”.

Cuando acaecen eventos políticos de calado en países desarrollados, superadas las reacciones alcistas o bajistas del corto plazo, los mercados tienden a ponderar el crecimiento, evaluar lo que sucede en EEUU (hoy atentos a sus tipos de interés) y considerar los impulsores y obstáculos del crecimiento económico: Bancos Centrales, inflación en EEUU, cotización del Dólar, estabilidad en China y otras zonas emergentes y precio de las materias primas. Más allá de las declaraciones grandilocuentes de cualquier político, son estos elementos a los que hay que prestar más atención pues determinarán el devenir de los mercados.

Asesórense bien y sean prudentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *