Archivos mensuales: noviembre 2016

¿Hundirá Italia los mercados?

Estamos a una semana del referéndum italiano por el que se decidirá o no acometer una reforma constitucional encaminada a la mejora del funcionamiento del Estado italiano. La reforma que se lleva a votación es compleja y los propios ciudadanos italianos son grandes desconocedores de lo que se dirime. El riesgo geopolítico para los mercados, por tercera vez este año en un proceso electoral, es que gane la opción antieuropeista (el No a la reforma) y el primer Ministro Renzi decida dimitir, como así parece en caso de victoria del No. Ello crearía un vacío de poder en el país transalpino que se vería abocado a nuevos comicios, quedando en el aire el cumplimiento de los compromisos alcanzados con Europa.

¿Sigue siendo el dólar una buena inversión?

Tras la victoria de Trump, las cotizaciones de muchos activos se han movido con fuerza. Los tipos de interés de los bonos americanos y europeos para arriba (sus precios, siempre a la inversa, han caído), la bolsa estadounidense ha vuelto a marcar otro máximo histórico, el oro se ha derrumbado casi un 9% y el dólar se ha apreciado cerca de un 6%. Todo lo sucedido es justo lo contrario de lo que el consenso de analistas esperaba para el caso de un triunfo republicano y creo que se trata de un movimiento que ha venido para quedarse, excepto por la fortaleza de la divisa americana.

¿Será Trump el nuevo Reagan?

Algún lado bueno podría tener lo sucedido en las elecciones presidenciales estadounidenses. Me refiero a los mercados financieros, especialmente a la renta variable. Durante los dos mandatos de Ronald Reagan (de enero de 1981 a enero de 1989), el índice Standard&Poors 500 subió aproximadamente un 117%, cerca de un 15% de media anual aritmética. ¿Podría suceder algo parecido con la llegada de Donald Trump?

Donald Trump y la diversificación

Aprovecho que estamos en vísperas de las elecciones presidenciales estadounidenses para tratar de nuevo esta materia tan divulgada y, frecuentemente, tan torpemente utilizada. Me refiero, claro, a la diversificación como fórmula más eficiente para lograr sortear los riesgos de la inversión financiera y mantener cierta expectativa de rentabilidad.