Archivos mensuales: septiembre 2015

Los mercados tras Cataluña

Si bien en lo político van a sucederse episodios de tensión tras el desenlace electoral en Cataluña, creo que en lo financiero va a imperar la calma y podemos encontrarnos en un entorno cada vez más propicio para los activos españoles cotizados, tanto bonos como, especialmente, acciones. Eso sí, siempre que los chinos lo permitan y Yellen, de una vez, se decida a subir los tipos de interés.

La Fed teme a China y ¿ahora qué?

En períodos como el actual, con dudas en el crecimiento y un posible cambio de tendencia en los tipos de interés en EEUU (el próximo octubre se reúne de nuevo la Reserva Federal), debe primar la inteligencia en el posicionamiento: potencial aprovechamiento de oportunidades de inversión para el inversor agresivo con mayor visión de plazo y máxima prudencia para aquél que no tolera la volatilidad, la mayoría en España como siempre les recuerdo. Algunos índices han caído con fuerza, pero las incertidumbres, con la opaca China entre ellas, obligan a que muchos inversores deban asumir el coste de la seguridad, que hoy no es otro que la ausencia de retorno.

¿Por qué no suben las bolsas?

Por ello, creo que sigue siendo recomendable continuar sobreponderando el peso de la bolsa europea y, dentro de ésta, el de la alemana, favoreciendo a aquellas empresas con un crecimiento esperado diferencial siempre que éste les otorgue un mayor margen de seguridad (diferencia entre el valor intrínseco y el precio de mercado de una acción), lo que nos facilitará protección en caso de ulteriores caídas del mercado. Con estos fundamentos, aceptando la volatilidad del activo y escogiendo con buen criterio el tipo de compañías en que se invierte, considero que acabaremos teniendo un buen año bursátil en Europa. Y en España, si no lo estropean los políticos, también.

La volatilidad, el amigo inseparable

Para acabar, les dejo dos de las máximas que se atribuyen al gran inversor y empresario Warren Buffet: “si no puedes ver caer tu acción un 50% sin entrar en pánico, no deberías invertir en bolsa” y “la incertidumbre es el amigo fiel del que compra acciones a largo plazo”. Y añadiré una de mi cosecha: si una inversión es buena, ante la incertidumbre, tengan paciencia y tiendan a ver el vaso medio lleno, vivirán más felices y acabará pasando lo mismo.