Archivos mensuales: junio 2015

¿Seguro que Grecia no es Lehman?

Llevamos varios trimestres observando cómo los recelos y las discordancias entre los políticos europeos se han dejado de lado y éstos están dando buena muestra de unión y compromiso con la estabilidad financiera y con la recuperación de las economías europeas. La continuidad de esta actitud debería de facilitar que, tras la tormenta inicial en los mercados, vuelva la calma. Pero antes, nos espera una intensa y acelerada semana.

El problema no sólo es Grecia, la FED avisa

No sabemos cómo acabará este enésimo episodio del affaire griego. Creo que, tanto si el desenlace es traumático (impago desordenado de Grecia y abandono del Euro) como en el caso de un nuevo parche a la crisis (reestructuración de deuda y “patada a seguir”), los mercados sobrerreaccionarán a la baja o al alza respectivamente. Una salida ordenada de Grecia de la Eurozona ya está, en buena medida, en precio en estos momentos. Al menos en muchas compañías cotizadas aunque, probablemente, no en el sector bancario, máximo damnificado en un evento de default total de Grecia.

Comprar bolsa española, ¿tiene sentido en este entorno?

Por un lado vemos cómo el dinero de los no residentes busca oportunidades de inversión y consideran a España como una de ellas, tanto en inversión real como financiera. Por otro, los precios relativos de muchas de nuestras empresas cotizadas no son caros en términos de PER y se tornan baratos si los comparamos con la renta fija. Si a ello añadimos la recuperación de la demanda, los menores costes energéticos y la mejora de competitividad de nuestra divisa por la apreciación del dólar, podemos aventurar un crecimiento de beneficios empresariales por encima de previsiones, es decir, lo que le gusta al mercado.

¿Qué les pasa a las bolsas europeas?

Me refiero por supuesto a Europa, donde el escenario más probable es el de una clara continuidad y mejora del crecimiento en los próximos meses como lo están avanzando los recientes datos macro de varios países europeos con España entre los destacados. Por ello, la caída de la prima de riesgo de la renta variable tiene todavía mucho recorrido, tanto para absorber las posibles subidas de tipos de interés (manteniéndose así baja la tasa de descuento aplicada en el cálculo del precio futuro de las acciones), como para justificar unos multiplicadores algo ajustados respecto a su media histórica.

El oro chino

Desde el punto de vista inversor no recomiendo especular con el oro. No obstante, sí considero conveniente diversificar las posiciones de renta variable en algunos fondos de inversión con perfil multiactivo que cuentan en sus carteras con inversiones ligadas al oro que actúan con frecuencia de cobertura en momentos de caídas fuertes de mercado. No sabemos lo que finalmente va a pasar con Grecia, el posible default y su eventual salida del Euro pero, como siempre apunto, hay que gestionar pensando también en lo inesperado y no sólo en lo improbable.