Archivos mensuales: febrero 2015

Corralito griego y riesgo político en España

España no es Grecia y la fortaleza actual de nuestro sistema financiero nos protege de eventuales episodios de crisis de confianza. Pero el dinero es miedoso y cuando busca refugio por verse amenazado se mueve muy deprisa. Aprendamos de lo que está sucediendo en Grecia. El reciente ejercicio de pragmatismo que están llevando a cabo sus políticos podría no suceder en España en caso de victoria electoral de la alternativa española equivalente a la griega Syriza. Nuestro riesgo país está ahora más que nunca ligado al riesgo político.

Bolsas y margen de seguridad

No estamos en un escenario de crecimiento fuerte y global, sino más bien de dispersión en la evolución de las economías de las distintas zonas mundiales por los diferentes momentos del ciclo en que se encuentran. En este entorno, el mercado debe tender a favorecer a aquellas empresas con mejor perspectiva en su cuenta de resultados y que realmente están creando valor para sus accionistas.

De ahí que la utilización con buen criterio del margen de seguridad como base en la gestión de renta variable ayudará a dormir mejor a muchos inversores, especialmente a los menos acostumbrados a la volatilidad. El tiempo lo demuestra.

Las bolsas y el monopoly de Gross

Aunque se ha incrementado el riesgo de la renta variable, no creo que haya llegado todavía el momento de salir de esta inversión. No obstante, y hasta que se aprecie una mejora real y sustancial de los resultados empresariales, el potencial de ganancias es cada vez más reducido y el riesgo de mantener medidas monetarias expansivas extremas durante demasiado tiempo acabará traduciéndose en episodios de volatilidad, quizás con fuertes caídas, que pueden ocasionar nerviosismo y crear oportunidades de inversión.

Por todo ello, para atemperar el riesgo y poder aprovechar las caídas para comprar, el hecho de contar con parte de la cartera en efectivo es hoy una más que saludable opción de inversión. Remunerada a tipo cero, lo sé, pero 100% disponible y sin verse nunca afectada por movimientos adversos del mercado. El contexto de dudas macro y riesgos geopolíticos refuerza también esta idea. Por no hablar del puro riesgo político que tan cercano tenemos ahora… Como decía Buffet: “prefiero ser temeroso cuando los demás son codiciosos y codicioso cuando los demás tengan miedo de invertir”.

Buscando la rentabilidad perdida

No es fácil la respuesta pues en el actual entorno no existen fórmulas mágicas que faciliten retornos ciertos elevados y nulo riesgo de principal. No obstante, sí que existen alternativas que, con probabilidad de pérdida muy baja, ofrecen una expectativa de retorno superior a la de los productos descritos. Cada inversor es un caso aparte que debe analizarse y valorarse antes de tomar una decisión de inversión. De este proceso de análisis, les aseguro que en la práctica totalidad de las ocasiones la conclusión será de no invertir en un producto garantizado con las características descritas. En todo caso, me parece más recomendable mantenerse en liquidez (cosa que, como indico más arriba, no es ahora del gusto de la entidad) que embarcarse en un producto de este tipo.