Archivos mensuales: enero 2015

Entorno de volatilidad y alternativas para evitarlo

pasarlo tan mal cuando lleguen momentos difíciles de mercado.

Los episodios de volatilidad de 2014 fueron frenados por la combinación de mensajes de los bancos centrales y por los buenos datos macro provenientes de EEUU. Sabemos que es complicado que esto se repita con la misma intensidad durante este año 2015. Si no quieren pasar malos ratos por la impredecibilidad en el corto plazo de la renta variable, sean prudentes, combinen estrategias como las expuestas y busquen alternativas de inversión que puedan facilitar una expectativa razonable de rentabilidad en el actual entorno de tipos a cero a la vez que un nivel de riesgo moderado.

¿Por qué Santander baja el dividendo y amplía capital?

Concluyo con dos advertencias para navegantes de los mercados en búsqueda de dividendos y plusvalías:
Los ingentes beneficios que engordaban las cuentas de resultados de las entidades gracias a la inversión en deuda pública del dinero prestado por el BCE a casi 0%, han tocado a su fin por la situación de la curva de tipos de interés en la Eurozona (que se lo digan a las aseguradoras que ya no saben en qué invertir sus provisiones matemáticas para poder cubrir sus compromisos adquiridos).
No todo el sector pero sí varios bancos españoles pueden seguir pronto la estela de reducción de dividendos y ampliaciones de capital, y cabría incluso que las necesidades del propio Santander no hubieran acabado como decían en una nota los analistas de Berenberg Bank quienes, tras conocerse la reciente ampliación, cifraban en otros 5.000 millones de euros las necesidades de capital complementarias de la entidad cántabra.

Invertir en 2015: 10 preguntas y respuestas (II)

No obstante, antes de finalizar este examen de lo que puede suceder en el nuevo ejercicio que ahora comienza y como también lo hacía hace un año, quiero recordar que mi obligación como analista es tomar datos objetivos y opiniones subjetivas, analizarlos y definir una posición en base a todo ello. Y aunque los mercados acaben siempre reconociendo la realidad económica que hay detrás de las cotizaciones, sean de acciones o de bonos, hasta ese momento se mueven en gran medida por elementos subjetivos, lo que les dota de volatilidad, es decir, de riesgo. Esta característica hace que no todo sea adecuado para cualquier inversor, aunque pueda ganar dinero comprándolo. El principio básico de la inversión que Warren Buffet, y un servidor, amablemente se empeña en recordarnos es elemental: no perder dinero.