Archivos mensuales: diciembre 2014

Invertir en 2015: 10 preguntas y respuestas (I)

Repasando las recomendaciones que escribí hace un año en este blog, compruebo con satisfacción el buen funcionamiento en rentabilidad de la mayoría de ellas. A cada cual lo suyo, aunque también es justo reconocer que vamos a acabar un aceptable año de mercados, lo que facilita las predicciones. Siempre es más fácil pronosticar lo bueno que lo malo. No obstante, los episodios de fuerte volatilidad sucedidos en 2014 han provocado no pocas renuncias a la exposición al “riesgo bolsa” y la implementación de coberturas a la postre inadecuadas. Por no hablar del castigo que siguen soportando quienes apostaron por materias primas o divisas de países emergentes, grandes perdedores del año que acaba. La sensación de intranquilidad ha sido frecuente y ello ha llevado a muchos inversores a recoger las velas del riesgo y refugiarse en activos monetarios, tranquilos pero sin remuneración. Es el coste de la seguridad en el marco actual con tipos a cero y Estados “híperendeudados”. Veamos qué puede pasar en este entorno.

Crecemos sin ganar dinero

Aún queda mucho por hacer, pero lo más difícil, dejar atrás la recesión, se ha logrado. Esperemos que los políticos, en lugar de estropearlo, sepan agradecérselo a quienes siguen sacrificándose por ello. En este momento, lamentablemente, el mayor riesgo para la continuidad de la recuperación económica en España se encuentra en nuestra clase política.

¿Nos hundirá o nos salvará la caída del petróleo?

El balance es positivo

El impulso que supondrá en términos de renta disponible de las familias la caída del precio del petróleo (también de otras materias primas) puede ser uno de los catalizadores del crecimiento de la economía global para el próximo ejercicio. Refuerza la visión favorable para muchas compañías cotizadas (no todas, claro está) y reduce la incertidumbre por posibles movimientos repentinos de los bancos centrales en los tipos de interés. Habrá que vigilar de cerca los riesgos expuestos e intentar aprovechar las caídas de las cotizaciones en algunos sectores hoy castigados (especialmente en empresas ligadas al shale gas en la bolsa de EEUU).

No es el fin del petróleo. Su protagonismo en la industria química y de carburantes continuará durante mucho tiempo pero, por una vez, su precio puede ayudarnos a que el vaso de nuestra economía parezca medio lleno.

OPV de Bankia: mentiras arriesgadas

La OPV de Bankia es un episodio para olvidar. Una chapuza más del todavía inacabado proceso de reconversión del sector financiero español. Se arriesgó tapando la verdad y ahora podemos ver serias consecuencias de esa actuación como advierten los peritos: “Existe riesgo contingente por eventuales multas y sanciones que, según la definitiva tipificación de las infracciones por las autoridades competentes, podrían llegar a la cancelación de la licencia bancaria”, por lo que Bankia podría verse obligada a dejar de operar como entidad financiera. Y no sólo eso, ya que apuntan que también “hay riesgo contingente por eventuales litigios promovidos por los usuarios de la información financiera, inversores, acreedores y clientes”, lo que puede acarrear muchos procesos judiciales y tener que afrontar indemnizaciones en el futuro.

¿Bolsa para un inversor conservador?

Caer en la complacencia es uno de los mayores riesgos, si no el principal, a los que los inversores se enfrentan en el actual entorno anestesiado por los bancos centrales. Nadie mejor que Warren Buffett, mayor inversor particular en bolsa de la historia, para responder a la pregunta del título de este post: If you don’t feel comfortable owning something for 10 years, then don’t own it for 10 minutes (“si no te encuentras cómodo poseyendo algo durante 10 años, entonces no lo tengas ni 10 minutos”). Creo que queda claro.